Al continuar utilizando el sitio, usted acepta nuestra política de privacidad y cookies.

Aceptar

DESMITIFICACIÓN DE LA DIFERENCIA ENTRE EL CONTROL DE CALIDAD Y EL ASEGURAMIENTO DE LA CALIDAD

Control de calidad, aseguramiento de la calidad y sistemas de calidad

Diferencias entre los tres conceptos, control de calidad, garantía de calidad y sistemas de calidad

¿Qué son los sistemas de gestión de la calidad?

Para determinar la diferencia entre aseguramiento de calidad y control de calidad, es importante comprender dos conceptos fundamentales.

Por un lado, mucha gente piensa que el aseguramiento y el control de la calidad son inherentemente el mismo proceso; de hecho, incluso los fabricantes utilizan a menudo el aseguramiento de la calidad y el control de calidad de manera intercambiable. Sin embargo, como se explica en este artículo, el aseguramiento de la calidad se lleva a cabo antes del inicio del proyecto de desarrollo de un producto del fabricante, mientras que el control de calidad se lleva a cabo posteriormente durante la producción o incluso la posproducción.

En segundo lugar, el aseguramiento de la calidad y el control de calidad son en realidad parte del sistema de calidad global y completo del fabricante, también conocido como sistema de gestión de la calidad (QMS, por sus siglas en inglés). Según la norma ISO 9000:2015: Sistemas de gestión de la calidad: fundamentos y vocabulario, un QMS es un conjunto de procesos, métodos, políticas, información documentada y herramientas de negocio que involucran a toda la organización.

Un QMS, cuando se implementa correctamente, está diseñado para asegurar, si no garantizar, que las partes interesadas internas, los clientes, los socios de la cadena de suministro, los organismos reguladores y más, que sus productos o servicios cumplen consistentemente con los requisitos de calidad y con los exigentes estándares de un mercado específico.

Un QMS es fundamental para ayudar a los fabricantes a reducir su coste total de calidad (COQ, por sus siglas en inglés), que incluye los costes agregados de prevención y corrección de la mala calidad. Según la Sociedad Estadounidense de Calidad (ASQ), algunos fabricantes experimentan costes relacionados con la calidad de hasta el 40 % de las ventas brutas, y muchos oscilan entre el 5 % y el 30 %.

Desafortunadamente, como lo indica Quality Digest, la mayoría de los ejecutivos creen que el COQ de sus empresas es inferior al 5 % o, lo que es peor, no saben en absoluto qué es.

Aquí hay un ejemplo: supongamos que un fabricante tiene $100 millones en ingresos brutos. Si el 20 % de sus ingresos se ve afectado por la mala calidad, eso equivale a casi $20 millones al año, o alrededor de $77 000 por día en una semana laboral. Eso es mucho dinero.

Si bien el aseguramiento de la calidad y el control de calidad son fundamentalmente diferentes, ambos juegan un papel muy importante en la reducción del COQ de una organización.

Ahora, echemos un vistazo a las diferencias entre aseguramiento de calidad y control de calidad.

¿Qué es el aseguramiento de la calidad?

El aseguramiento de la calidad es un método proactivo basado en procesos para prevenir problemas de control de calidad en productos y servicios antes de que se desarrollen e implementen. En resumen, el aseguramiento de la calidad puede verse como una medida preventiva.

Los fabricantes implementan el aseguramiento de la calidad definiendo y planificando el proceso de aseguramiento de la calidad, documentándolo, seleccionando herramientas, como listas de verificación, para garantizarla y folrmando al personal en consecuencia.

Una vez que el proceso está completamente mapeado y llevado a cabo, normalmente también se realizan auditorías periódicas para validar que se está respetando el proceso de aseguramiento de la calidad e identificar formas de optimizarlo.

¿Qué es el control de calidad?

El control de calidad tiene lugar una vez que se ha definido el proceso de aseguramiento de la calidad. A diferencia del aseguramiento de la calidad, que se basa en una estructura y una planificación eficaz, el control de calidad se basa en el producto o el servicio. El objetivo principal de un proceso de control de calidad es asegurarse de que no haya defectos en un producto o servicio y que se cumplan los requisitos de calidad.

De alguna manera, el control de calidad puede percibirse como un método más reactivo. ¿Cuál es el motivo? Si bien el aseguramiento de la calidad planea que los productos o servicios sean de calidad, el control de calidad realmente identifica y ayuda a corregir los errores en el producto o servicio terminado antes de ser entregado a los clientes. El control de calidad aprovecha las pruebas e inspecciones integrales para monitorear la calidad de la producción de un fabricante.

Como puede ver con las diferencias entre aseguramiento de la calidad y control de calidad, si un fabricante controla completamente su aseguramiento de calidad, se producirán menos problemas y costes de calidad en la fase de control de calidad. Un estricto control tanto del aseguramiento de la calidad como del control de calidad significa menos COQ y un mejor resultado final.

 

Costes e impactos de un aseguramiento de calidad deficiente

Las piezas fundidas rechazadas son un ejemplo de costes de garantía de calidad deficientes

Costes de prevención

Como se mencionó anteriormente, el aseguramiento de la calidad es un medio para garantizar un producto o servicio de calidad. Sin embargo, existen costes asociados con la buena calidad. El primer tipo son los costes de prevención.

Los costes de prevención son todos los costes asociados con el desarrollo y mantenimiento tanto del sistema de calidad general como del establecimiento de procesos de aseguramiento de la calidad. Los costes de prevención incluyen: planificación de procesos y de la calidad, revisión de especificaciones de nuevos productos, capacitación y evaluación de personal, proyectos de mejora de la calidad, etc.

Cuando un QMS y el aseguramiento de la calidad se configuran correctamente dentro de una organización, los costes de prevención pueden parecer una inversión para mitigar el impacto significativo de los productos de mala calidad cuando llegan al mercado y mantener la rentabilidad.

Costes de evaluación

El fabricante incurre en costes de evaluación cada vez que los proveedores o clientes evalúan sus piezas, materiales, productos o servicios comprados para asegurarse de que cumplen con los requisitos de desempeño, estándares de calidad y/o regulaciones del sector.

Ejemplos de costes de evaluación son: verificaciones de compras entrantes, auditorías de calidad, pruebas de campo y de calibración, desarrollo de control de calidad, informes de inspección y pruebas (tanto en proceso como durante las evaluaciones finales), etc. Los costes de evaluación, en suma, brindan a los clientes y proveedores la confianza de que los productos cumplen con sus estándares de calidad.

 

Costes e impactos de procesos de control de calidad deficientes

Trabajador confundido con delantal azul frente a las instalaciones de control

Costes de fallas internas

Los costes de fallas internas se producen cuando los productos y servicios no cumplen con los requisitos de calidad o no satisfacen las necesidades de los clientes. Estos problemas de calidad se detectan antes de que los productos y servicios se entreguen a los clientes.

Los costes de fallas internas incluyen:

  • Análisis de causa raíz y fallas
  • Rediseño, reelaboración, rectificación y reevaluación
  • Desechos, escasez de inventario, costoes de adquisición adicionales
  • Es sensible a las vibraciones y debe usarse en un laboratorio de metrología
  • Tiempos de inactividad y retrasos en la producción
  • Reasignación de recursos o mano de obra adicional

Costes de fallas externas

Los costes de fallas externas, como el término lo indica, se generan por defectos encontrados después de que un producto o servicio se entrega a clientes externos. Aparte de los costes asociados con fallas externas, la imagen de marca de un fabricante puede verse afectada sustancialmente por la percepción de los clientes de mala calidad e insatisfacción.

Los costes de fallas externas incluyen:

  • Tramitación de las reclamaciones
  • Asistencia técnica y servicio al cliente
  • Reclamos de garantía
  • Devoluciones y retiros, incluidos los costes de transporte
  • Sanciones SLA
  • Reparaciones y servicio
  • Otras formas de compensación
  • Problemas legales con clientes, proveedores u organismos reguladores
  • Costes de relaciones públicas

 

Estrategias para reducir el coste total de la calidad (COQ)

Representación 3D en blanco de la línea de producción de automóviles con las estaciones de trabajo portátiles Cube-R de la R-Series MetraSCAN 3D HandyPROBE MaxSHOT 3D C-Track

El coste total de la calidad de un fabricante se puede calcular de la siguiente manera:

Coste de la calidad = (Costes de prevención + Costes de evaluación) + (Costes de fallas internas + Costes de fallas externas)

Es importante tener en cuenta que invertir en costes asociados con la buena calidad no significa que el coste general de la calidad aumente. De hecho, con las inversiones adecuadas y la optimización en su QMS y procesos de aseguramiento de la calidad, el coste de la calidad debería disminuir. Además, para reducir su coste total de calidad, una de las mejores apuestas de un fabricante es asegurarse de que el coste de la buena calidad sea menor que el coste de la mala calidad.

Al gestionar de manera proactiva la calidad desde el comienzo de un proceso de desarrollo de un producto o servicio, el coste de la mala calidad también disminuirá.

Un fabricante puede reducir sus costes de buena calidad es mediante la integración de nuevas tecnologías, como la medición 3D y las soluciones de control de calidad automatizadas, para llevar a cabo tareas de aseguramiento de calidad y de control de calidad.

A pesar de la inversión inicial, estas soluciones están demostrando ser invaluables para mejorar la calidad en una amplia gama de productos, así como para ayudar a los fabricantes a abordar los numerosos desafíos operativos relacionados con el aseguramiento de la calidad y el control de calidad.

Echemos un vistazo a las ventajas del aseguramiento de la calidad y al control de calidad de R-SeriesTM, las soluciones de escaneado 3D automatizadas de Creaform. Estas soluciones permiten a los equipos de control y aseguramiento de la calidad capturar rápidamente mediciones 3D de prototipos, piezas y productos.

 

R-Series de Creaform: Soluciones viables para reducir los costes de calidad

CMM óptica de MetraSCAN 3D montado en robot de la R-Series escaneando un parachoques y un capó de camión internacional blanco con láser azul y C-track en el fondo

Diseñada para aplicaciones automatizadas de control de calidad y aseguramiento de la calidad, la R-Series ofrece varias ventajas para los fabricantes que buscan minimizar los costes de buena y de mala calidad.

La R-Series está compuesta por el MetraSCAN 3D-R™, un escáner óptico CMM potente e innovador montado en robot que se puede integrar sin problemas en los procesos automatizados de control de calidad y aseguramiento de la calidad, y el CUBE-R™, una celda de medición industrial de alto rendimiento que se puede integrar en fábricas para inspecciones en línea.

Así es como la R-Series puede contribuir a reducir los costes totales de calidad de un fabricante.

Mayor productividad

El MetraSCAN 3D-R permite la medición de cientos de prototipos, piezas o productos finales por día. Con sus altas tasas de medición de hasta 1 800 000 mediciones por segundo, los equipos de calidad pueden mejorar en gran medida su productividad y acelerar tanto sus procesos de aseguramiento de calidad como de control de calidad. Una mejor productividad significa calidad garantizada a una tasa de rendimiento más rápida.

Precisión y confiabilidad

Gracias a su precisión, repetibilidad y resolución de grado de metrología, el MetraSCAN 3D-R genera los resultados ideales para fines de aseguramiento y control de calidad, independientemente de los entornos de producción y creación de prototipos rigurosos. El escáner óptico CMM puede soportar vibraciones en el taller, variaciones térmicas, movimientos de piezas e inestabilidad ambiental, todo sin comprometer la precisión o confiabilidad de los datos. ¡Imagine lograr una precisión en el taller, con referencia dinámica de 0,025 mm (0.0009 pulg.)!

Simplicidad

Diseñado para una rápida incorporación y fácil operación, el Metra-SAN 3D-R permite un escaneado 3D simple por parte de operadores de casi cualquier nivel de habilidad. No se requiere experiencia en metrología o robótica para capturar mediciones en 3D. Esto significa que los fabricantes, que a menudo luchan con la escasez de mano de obra y la falta de personal de control de calidad calificado, pueden, no obstante, llevar a cabo tareas críticas de aseguramiento y control de calidad utilizando el MetraSCAN 3D-R.

Flexibilidad

Por último, el MetraSCAN 3D-R ofrece una versatilidad inigualable para detectar problemas de calidad con su tecnología de láser azul y parámetros de configuración: los equipos de control y aseguramiento de calidad pueden recopilar mediciones 3D en todo tipo de piezas, independientemente de su tamaño, geometría, acabado o complejidad. Incluso se pueden adquirir escaneados 3D de alta eficiencia en superficies u objetos brillantes con diversos grados de reflectividad.

Si bien existen varias diferencias entre un sistema de gestión de la calidad, el aseguramiento de la calidad y el control de la calidad, ambos contribuyen a ofrecer al mercado productos y servicios libres de defectos. El aseguramiento de la calidad y el control de la calidad, como partes integrales de un sistema de gestión de la calidad, juegan un papel clave en la reducción de los cs totales de calidad de un fabricante, protegiendo sus resultados y manteniendo su imagen de marca bajo control.

Artículo escrito por Creaform

Comentarios sobre este artículo